Gran Despliegue en DEIA

Por Narrador - 16 de Octubre, 2005, 3:17, Categoría: Información en la Prensa

Hay que amplificar, Cataluña abre el camino del País Vasco. Desde esta perspectiva no debe extrañar, ni siquiera sorprender, a nadie la cobertura y el enfoque que da el periódico del PNV.

DEIA

Sábado, 1 de Octubre de 2005

CATALUNYA APRUEBA UN ESTATUT QUE DEBERÁ DEFENDER EN MADRID 

Silvia Núñez (Enviada especial a Barcelona)

El president Pasqual Maragall se muestra convencido de que el texto «será aprobado en las Cortes» 

  

La tensión del jueves dio paso ayer a la euforia en el Parlament. Los 120 apoyos de CiU, PSC, ERC e ICV-EUiA dieron luz verde a la reforma del Estatut que, a partir de ahora, deberá superar el siguiente trámite en Madrid.

Será, con toda probabilidad, el principal obstáculo que se encontrará la propuesta. Lo saben los diputados que ayer celebraban la victoria en los pasillos de la Cámara. Es por ello que el presidente del Gobierno español, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, fue probablemente uno de los más parafraseados. No en vano, en la mente de todos está el compromiso hecho público hace ya dos años cuando, en plena campaña electoral, se dirigió a Pasqual Maragall asegurándole que «me comprometo a apoyar el Estatuto que apruebe el Parlamento catalán».

Así lo esperan todos los representantes del tripartito y de CiU, incluido el president de la Generalitat. Maragall aprovechó su histórica intervención en la tribuna para mostrar su convencimiento de que el texto «será aprobado en las Cortes de Madrid». Todo ello pese a reconocer la «incomodidad» que puede generar la propuesta en el Estado.

Consciente de las piedras que, en su camino, se encontrará esta reforma, no sólo en las filas del PP, sino también entre los dirigentes de su propio partido, hizo una alusión a la unidad de España. «La mejor defensa de la unidad de España es la libre decisión de las comunidades a estarlo en base a un reconocimiento previo de su personalidad», afirmó. El president de la Generalitat fue quien cerró el pleno de ayer que vivió el momento más emotivo cuando todos los parlamentarios sin excepción comenzaron a cantar "Els segadors", himno catalán.

Así despidió la reforma del Estatut su primer trámite. La cuestión está ahora en saber si logrará el mismo consenso en Madrid. Desde el Parlament catalán no quieren alargar la espera. Por ello, harán entrega del documento el próximo miércoles. Así lo anunció el presidente de la Cámara, el republicano Ernest Benach, que llevará en persona la propuesta a su homólogo en el Congreso, Fernando Marín.

A partir de entonces, la Mesa deberá reunirse para estudiar el contenido de la reforma estatutaria y, así, decidir si la toma en consideración o paraliza el proceso, como se hizo con el Estatuto vasco. Una vez admitido a trámite, se celebrará un pleno -que tendrá lugar en noviembre- y dará paso a la Comisión Paritaria que estudiará el texto punto a punto. Ponencias y plenos en el Congreso y el Senado -donde el PP tiene mayoría- prosiguen en este arduo camino que, si todo va bien, concluirá con un referéndum en Catalunya. Sería el último paso que, por fin, permitiría sustituir el actual Estatut de 1979 por el ratificado en la mañana de ayer.

Pero mientras se desarrolla este largo proceso, el sentimiento de los políticos catalanes es el del deber cumplido. El dirigente de CiU, Artur Mas, mostró ayer su satisfacción por el consenso alcanzado, al igual que lo hicieron los representantes de PSC, ERC e ICV-EUiA. 

Pique: «Catalunya se aleja de España» 

Sólo el PPC rechazó el texto Sólo los 15 diputados del PPC votaron contra la reforma en el histórico pleno. La razón esgrimida por su líder, Josep Piqué, fue la unidad de España. No en vano, acusó al PSC de alejar Catalunya de España.

DEIA

Sábado, 1 de Octubre de 2005

PRINCIPALES CAMBIOS 

 

Nación. El reconocimiento de Catalunya como nación es el primer artículo de los 227 aprobados ayer por el Parlament catalán. En el Estatut vigente se define como nacionalidad.

Competencias. Tan importante como la ampliación de las competencias catalanas es su ""blindaje"", que busca evitar intromisiones del Gobierno de Madrid. Para ello, el título IV propuesto incluye un párrafo que no sólo describe detalladamente los ámbitos que competen al Ejecutivo catalán, sino que también subraya que ""las competencias exclusivas de la Generalitat también serán íntegras y excluyentes"".

Financiación. El sistema de financiación propuesto se basa en tres pilares: la bilateralidad de la relación Generalitat-Estado, la solidaridad con las comunidades autónomas menos desarrolladas y una amplia autonomía fiscal, que incluye una Agencia Tributaria propia con capacidad para recaudar impuestos.

Poder judicial. Como gran novedad en el título III (poder judicial), se crea el Consejo de Justicia de Cata-lunya, ""órgano de gobierno del poder judicial"" del territorio que actúa como ""órgano desconcentrado"" del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Enseñanza laica. El título I alude al carácter ""laico"" de la enseñanza pública, si bien presiones de CiU forzaron a incluir en el texto el derecho a recibir formación religiosa, también en los centros escolares públicos.

Aborto y eutanasia. Entre los artículos de nueva incorporación, el Estatut aprobó ayer establecer el derecho de la mujer ""al propio cuerpo"", en una eufemística alusión al aborto. Asimismo, se hace referencia al derecho a la muerte digna.

Catalán obligatorio. El nuevo Estatut equipara el catalán al castellano al considerarlo una lengua de obligado conocimiento.

DEIA

Sábado, 1 de Octubre de 2005

ACEBES AFIRMA QUE EL NUEVO ESTATUT ES «MÁS PELIGROSO» QUE EL PLAN IBARRETXE 

José Luis B. Benayas

El PP considera que debe tramitarse como una propuesta de reforma constitucional 

 

Madrid  - El Secretario General del PP, Ángel Acebes, emitió ayer toda clase de desaprobaciones a la propuesta de reforma del Estatut de Catalunya una vez conocido que únicamente los "populares" votaron en contra del proyecto en la Cámara catalana. Para Acebes, el texto debe tramitarse «como una reforma constitucional», o si no, el presidente del Gobierno español debe proceder a disolver las Cámaras y convocar nuevas elecciones. El nuevo estatuto «es aún más peligroso» que la propuesta de reforma del lehendakari Juan José Ibarretxe.

Para el PP, el texto que ayer se aprobó contiene «casi cincuenta» aspectos que no se ajustan a la Constitución, lo que le acerca al Plan Ibarretxe. Esta vez, es incluso «más peligroso» ya que viene «con el voto afirmativo de los socialistas y el respaldo del presidente del Gobierno». El nuevo estatuto «es una Constitución para Catalunya y pretende desde allí reformar la Constitución de todos los españoles». Por eso, debe tramitarse como reforma constitucional. Además, es un modelo «de libre asociación», en base a aspectos como los derechos históricos, el blindaje de competencias o la fiscalidad.

«Creemos que todos los españoles deberíamos ser consultados antes de que el Congreso de los Diputados tome algunas decisiones que sean irreversibles», explicó, «porque esto es un proceso de separación territorial para que Catalunya sea un Estado y nos afecta a todos». Para el PP, «es un cambio del modelo de España». Acebes explicó que el PP retiraría de inmediato su petición de disolución de las cortes si el Ejecutivo se compromete bien a llevar a cabo la tramitación como una reforma de la Constitución, o bien como Estatuto mientras no se admita a trámite, tal y como pasó el pasado mes de diciembre con la propuesta de reforma del Estatuto de Gernika.

Siguiendo en la línea de las declaraciones de José María Aznar, quien habló de la cercanía de un cambio de régimen, Acebes explicó que «por primera vez» es un presidente del Gobierno «quien ha azuzado a una comunidad autónoma a que se separe de España». Incluso llegó más allá y llegó a afirmar que el texto aprobado ayer en Catalunya rompe con el modelo de la transición.

El secretario general de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, contestó a Acebes diciendo que sus palabras suponen una «falta de respeto» a la democracia y ponen de manifiesto que en el PP «pesa más el pasado que el futuro». Duran señaló que «un partido que tiene por costumbre situar extramuros de la Constitución a quienes no piensan como ellos debería saber que precisamente el Tribunal Constitucional, cuando el Gobierno del PP intentó impedir la tramitación del Plan Ibarretxe, dejó claramente sentado su doctrina en el sentido de que el Parlamento no es quien para determinar cuestiones de constitucionalidad». Recalcó además que discutir un Estatut es un debate político y que en el Parlamento se pueden discutir todas las propuestas «sin perjuicio de que una vez aprobadas se consideren inconstitucionales».

DEIA

Sábado, 1 de Octubre de 2005

EL GOBIERNO VASCO MUESTRA SU SATISFACCIÓN CON CATALUNYA POR LA APROBACIÓN DEL ESTATUT 

G. Forner/Agencias

La portavoz del Gobierno, Miren Azkarate, fue la encargada de leer la declaración institucional 

 

Gasteiz/Bilbao - Los grupos políticos que forman el Gobierno vasco expresaron ayer su satisfacción por el acuerdo adoptado en el Parlamento catalán para caminar hacia un nuevo Estatut y, en opinión de Miren Azkarate, «las Cortes deberían respetarlo en su integridad, igual que las futuras decisiones que adopte la Cámara de Vitoria». El resto de formaciones vascas fueron menos proclives a la alegría. Así, el PSE-EE recordó que el Estatut catalán se encuentra en el primer trámite y Batasuna recordó que «la situación de Euskal Herria no pasa por un nuevo Estatuto».

La portavoz del Gobierno, Miren Azkarate, compareció en Gasteiz para dar lectura a una declaración institucional relacionada con el Estatut. Según Azkarate, «el Gobierno vasco se alegra sinceramente, se alegra mucho del consenso tan amplio alcanzado en Catalunya en torno a la propuesta de la reforma del Estatut, del nuevo Estatut hacia el que quieren caminar».

En opinión del Ejecutivo vasco, el acuerdo adoptado para reformar el texto catalán supone «una expresión democrática, una expresión que define a Catalunya como nación» y, a su juicio, «esta decisión tomada por tan amplia mayoría en el Parlament debería respetarse en su integridad en el debate posterior que se dé en las Cortes, igual que deberían respetarse las futuras decisiones que adopte el Parlamento vasco».

Es decir, «lo que hemos defendido, que las decisiones aprobadas por los parlamentos correspondientes deberían ser respetadas como expresión de la voluntad de las sociedades a las que representan, también en el Congreso». Desde ese punto de vista, «confiamos en que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, cumpla su palabra», concluyó Azkarate.

El presidente del Bizkai Buru Batzar, Iñigo Urkullu, recordó las palabras de Zapatero en favor del «respeto a la voluntad» del Parlamento de Catalunya y añadió que «si esto es así, ya nos gustaría la misma consideración» para la Cámara vasca, «en la medida en que se aprobó, también con la mayoría absoluta requerida, una propuesta de nuevo Estatuto Político».

Por su parte, el portavoz de Ezker Batua, Mikel Arana, mostró su satisfacción por la aprobación del Estatut e instó al presidente Zapatero a que «cumpla su palabra» y respete «la voluntad mayoritaria del Legislativo de Catalunya».

El portavoz de Batasuna Joseba Permach consideró que el acuerdo sobre el Estatut responde a una situación política que «no es equiparable» a la de Euskadi, ya que, a su juicio, «Euskadi no necesita un Estatuto nuevo». «Nadie puede pensar que la solución al conflicto que enfrenta al Estado español con Euskal Herria pasa por un nuevo Estatuto», sino por «el reconocimiento explícito de que el pueblo tiene derecho a decidir su futuro», añadió.

El secretario del PSE-EE, Patxi López, pidió «respeto a la decisión del Parlament» pero afirmó que «no es el momento para declaraciones altisonantes, ya que estamos en la mitad de un proceso que tendrá su fin cuando las Cortes españolas se pronuncien definitivamente».

DEIA

Sábado, 1 de Octubre de 2005

JORDI PUJOL ASEGURA QUE «SE ABRE UNA NUEVA ETAPA» TRAS LA APROBACIÓN DE «UN BUEN ESTATUT» 

Carlos C. Borra

Los partidos catalanes reconocen que es un texto «atrevido», y fijan sus miradas en Madrid 

  

Bilbao  - La de ayer fue una jornada de felicitaciones y palmadas en la espalda entre los grupos políticos catalanes que, de forma casi unánime, celebraron por todo lo alto la aprobación del nuevo modelo de Estatut. Olvidados ya los tecnicismos y cuestiones farragosas que tanto ha costado consensuar, y tras un parto especialmente difícil, el pleno aprobatorio del Parlament celebrado ayer tuvo una carga especialmente simbólica para muchos mandatarios, veteranos y recién llegados al ruedo político.

Entre los primeros destaca especialmente el ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol, quien felicitó ayer al presidente de la Generalitat Pasqual Maragall y al presidente de CiU Artur Mas por haber pactado «un buen Estatut», con el que Pujol cree que se abre «una nueva etapa» para Catalunya.

Pujol dijo que el de ayer fue para él un día «de júbilo y alegría como catalán, como presidente de Catalunya durante muchos años y como nacionalista». Recordó que el pacto sobre el nuevo Estatut «era muy difícil» y en algunos momentos ha estado «en peligro».

Tras destacar la «contribución absolutamente decisiva de CiU levantando el techo» de las reivindicaciones en el modelo de financiación, Pujol dijo que «hacía falta que lo hicieran bien y lo han hecho. De aquí no tenía que salir simplemente un nuevo Estatut, porque ello habría sigo un autogol, sino un buen Estatut. Se ha hecho y estoy contento».

El final de una etapa

La importancia de la figura de Pujol fue especialmente recordada ayer por políticos como el presidente de ICV-EA y conseller de Relaciones Institucionales y Participación, Joan Saura, quien agradeció «el papel de CiU y en concreto de Jordi Pujol, que ha sido decisivo a la hora de hacer este Estatut».

«El paso que hoy damos», admitió, «no lo podríamos haber dado sin la existencia en estos 23 años de un autogobierno potente». Pero añadió que «posiblemente, si no se hubiera producido un cambio político en Catalunya no habría Estatut», porque éste es un «eje central» del Ejecutivo.

Pero una etapa, sin duda fundamental, ha sido cerrada, y se inicia ahora otra en la que, según el mismo Saura, «hay que explicar a los catalanes la repercusión social del proyecto estatutario recién aprobado». En lo que al futuro se refiere, sin embargo, todas las miradas apuntan hacia Madrid y en la suerte que correrá el nuevo texto en su tramitación en el Congreso.

En este sentido, la presidenta del PSC en el Parlament, Manuela de Madre, afirmó su partido ha votado ""sí"" al proyecto estatutario «para ganar el Estatut también en las Cortes, no sólo en el Parlament». De forma bastante pragmática, el consejero primero de la Generalitat, Josep Bargalló, reconoció que el texto aprobado es «atrevido», aunque expresó su confianza en que el Congreso de los Diputados aceptará el Estatuto por que «respeta» los límites impuestos por la Constitución.

DEIA

Sábado, 1 de Octubre de 2005

LA GENERALITAT VALENCIANA RECURRIRÁ EL ESTATUT SI EL CONGRESO LE DA FINALMENTE EL VISTO BUENO 

Según el vicepresidente del Gobierno valenciano, Víctor Campos, el recurso pretende evitar que existan «comunidades de primera y de segunda» 

 

Valencia/Sevilla - El Gobierno de la Generalitat valenciana recurrirá a «todas las instancias a las que legalmente» pueda para defender «los intereses de los valencianos» si las Cortes Generales del Estado ratifican la reforma del Estatuto de Catalunya aprobada ayer en el Parlamento catalán.

Así lo anunciaron en una rueda de prensa el vicepresidente del Gobierno de la Generalitat, Víctor Campos, quien advirtió que el ejecutivo valenciano no va a permitir que se apruebe un «modelo de financiación y de fiscalidad» que favorece que existan «comunidades de primera y comunidades de segunda».

«Los ciudadanos de la Comunidad Valenciana no estaremos quietos si desde otra comunidad se pretende tener ventajas en la financiación y, por tanto, ventajas en la prestación de servicios, en detrimento de otras comunidades», añadió. Para Víctor Campos, el texto aprobado ayer evidencia que algunos «buscan privilegios y beneficios que no les importa que no tengan otros».

El Gobierno de la Generalitat valenciana va a exigir que el marco de financiación autonómico recogido en la Constitución «no se rompa unilateralmente por la presión de ningún partido nacionalista ni por la presión de grupos que gobiernen en una comunidad».

Respeto mutuo

El resto de opiniones fue de lo más variopinto, resultando difícil discernir entre las mismas las valoraciones personales del acatamiento a la disciplina del partido que corresponda, si es que ésta existe. De este modo, el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, dijo sobre la reforma del Estatuto de Cataluña que ahora que se habla tanto de «blindar» ciertas cosas, «si hay algo que se debe blindar es la Constitución».

El presidente del Gobierno aragonés, Marcelino Iglesias, mostró su respeto al Parlamento catalán, pero añadió, acto seguido, que «el mismo respeto se debe tener» por las decisiones que tome el Congreso. Siguiendo la tónica de gran parte de las declaraciones de ayer, reconoció que «puede haber cosas» que hay que ajustar, cosas «de las que podemos discrepar», por lo que habrá que estar «a lo que decida el Parlamento español», porque «ése es el equilibrio».

Finalmente, la vicepresidenta de Cantabria y secretaria general del PSC-PSOE, Lola Gorostiaga, afirmó que «sería lamentable» que Catalunya «no aprovechara esta oportunidad».

DEIA

Sábado, 1 de Octubre de 2005

EN LAS CALLES CATALANAS, OPTIMISMO Y CURIOSIDAD 

Silvia Núñez (Enviada especial a Barcelona)

Los catalanes acogen la noticia de la reforma con optimismo aunque son pocos los que aseguran conocer el contenido del texto 

 

Mientras los políticos tardaban horas en acordar los términos del nuevo Estatut, los catalanes seguían el debate con optimismo a pesar de que, la mayoría, reconoce desconocer el contenido del texto.

«Claro que es una buena noticia pero no creo que vaya a cambiar mi día a día ni el de nadie», asegura Cristina, una camarera que trabaja en el barrio antiguo de Barcelona. Su compañero, Francesc, también celebra la aprobación del Estatut aunque asegura no tener «ni idea» de lo que ayer aprobaron los parlamentarios.

Tampoco conoce el texto Llum, una taxista de la capital catalana que, no obstante, muestra abiertamente su alegría ante el acuerdo político. «Aún es pronto pero seguro que cuando llegue el referéndum harán una campaña informativa en condiciones y todos nos enteraremos», confía.

Menos optimista se muestra Alex, un vecino de Tarragona quien dice desconocer, no sólo el nuevo Estatuto sino también el actual. «Después de estos días creo aún menos en la política, han estado discutiendo de espaldas a los ciudadanos, ni nos han informado ni nos han preguntado», se queja. Eso sí, destaca el consenso logrado el pasado jueves: «pocas veces se ponen tan de acuerdo los políticos así que supongo que el nuevo Estatuto servirá para mejorar».

Algo más enterada está Laia. Ella estudia Ciencias Políticas y ha seguido el proceso desde el principio. De todos los títulos del documento destaca el referido a la lengua catalana. «Ya es hora de que se reconozca el catalán, que estoy harta de que los jueces y algunos funcionarios me obliguen a hablar castellano», afirma contundente.

Precisamente ése es el tema que preocupa a Vanesa, una inmigrante ecuatoriana que prevé problemas tras el paso de ayer. «No sé exactamente lo que ha pasado, sólo sé que ahora el catalán va a ser obligatorio y será más difícil todavía encontrar trabajo», teme.

«¿Para qué?»

En el tren que une Barcelona a Port Aventura la preocupación es bien distinta. Ajenas a los extranjeros que estos días inundan el parque temático, dos trabajadoras cuestionan la finalidad del debate. «Se han pasado dos años discutiendo pero, ¿para qué?», dice una de ellas. «Seguro que cuando llegue a Madrid, Zapatero y los suyos lo paralizan», adelanta la otra.

DEIA

Sábado, 1 de Octubre de 2005

DE LA VEGA EXPLICA QUE «PODRÁ HABER RETOQUES» EN EL ESTATUT 

J. L. B. Benayas

La dirigente socialista recordó que el texto catalán responde a «un amplio consenso» 

 

Madrid - La vicepresidenta primera del Gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, manifestó ayer tras conocerse la aprobación de la propuesta de reforma del Estatut que el presidente español «está dispuesto» a apoyar la reforma, siempre y cuando se ajuste a la Constitución. Para el gobierno se inicia ahora una segunda fase, la parlamentaria, en la que «habrá que estudiar, que analizar con respeto» si, además del «amplio consenso» que se exigía, la propuesta se ajusta «de la A a la Z» a la Carta Magna.

Fernández de la Vega admitió, por tanto, que pueden existir puntos susceptibles de ser retocados. Para la portavoz del gobierno, es «habitual y normal» que «puedan retocarse aspectos que contengan datos de inconstitucionalidad». «Acaba de concluir la primera etapa y el parlamento catalán ha aprobado un texto con un elevado apoyo», manifestó, dando a entender que el primero de los criterios por los cuáles Zapatero permitía la reforma de los estatutos, sí se ha cumplido.

De la Vega solicitó que la segunda fase «se produzca con respeto y máximo rigor constitucional». «El presidente siempre ha dicho lo mismo: apoyo, sí, y Constitución también». Tras explicar que a lo largo de la reunión en el Consejo de Ministros apenas se había producido «un pequeño debate» en torno a la cuestión, la vicepresidenta quiso resaltar la «importancia» de la propuesta catalana, la segunda que entrará en el Congreso de los Diputados tras la de Valencia.

Normalidad democrática

Las palabras del Secretario General del PP, Ángel Acebes, acerca de que la propuesta catalana debe tramitarse como una reforma de la Constitución o, en caso contrario, deben convocarse elecciones anticipadas, son para De la Vega prueba evidente de su «desconocimiento de los usos y costumbres democráticos».

«Una reforma estatutaria forma parte de la normalidad democrática», añadió, explicando que existen «cauces suficientes» en el Estado de Derecho para abordar la propuesta que «tenemos encima de la mesa». Las palabras de Acebes son, por tanto, «drásticas».

Lo que no quiso valorar la vicepresidenta española, antes de que el texto catalán entre en el Congreso, son algunos de los puntos más polémicos, como la financiación o la denominación de ""nación"" para Catalunya. «Vamos a analizar y respetar algo que viene con consenso», manifestó, ya que el gobierno «está dispuesto a negociar, a escuchar».

DEIA

Sábado, 1 de Octubre de 2005

CHAVES RECHAZA EL ESTATUT Y ESPERA QUE EL CONGRESO GARANTICE SU CONSTITUCIONALIDAD 

El presidente andaluz asegura que «no garantiza la cohesión territorial de España» 

 

El presidente del PSOE y de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, afirmó ayer que no está de acuerdo con el nuevo Estatut catalán y recordó que el Congreso de los Diputados «es la garantía» de que las reformas estatutarias sean «constitucionales».

El dirigente socialista explicó que «como presidente de la Junta de Andalucía no estoy de acuerdo» con el texto catalán. En este sentido y, pese que afirmó «que no haría más comentarios» sobre esta cuestión, añadió que «la soberanía nacional, que radica en el Congreso de los Diputados, es la garantía de que todos los estatutos que están siendo objeto de reforma en España van a ser constitucionales, solidarios y en la línea de garantizar la cohesión y el equilibrio en España». El presidente de Andalucía recordó que estarán «en la línea de garantizar la cohesión y los equilibrios territoriales en España».

Rechazo en el pasado

Aunque Chaves no quiso profundizar ayer en los motivos por los que se opone al nuevo Estatut de Catalunya, durante los últimos meses el presidente andaluz ya ha venido manifestando su rechazo a éste.

El dirigente socialista había explicado que se oponía al uso del concepto "nación" como forma de denominar a las comunidades autónomas en sus respectivos textos. Así, Chaves había mostrado su rechazo al establecimiento de mecanismos bilaterales de financiación autonómica que, a su juicio, puedan poner en cuestión el principio de solidaridad o crear privilegios para ciertos territorios.

DEIA

Sábado, 1 de Octubre de 2005

CURIOSIDADES 

Una celebración regada con cava y aperitivos

Todos los grupos parlamentarios celebraron la aprobación del proyecto de Estatut en el Parlament con copiosos aperitivos, cava o comidas. Así, el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, compartió copa de cava con los diputados socialistas en las dependencias de su grupo, mientras que en CiU organizaron una comida en la Vila Olímpica. En ERC optaron por un abundante aperitivo y el cava en el Parlament, y en ICV-EA la celebración consistió en un almuerzo.

Un Estatut histórico y firmado por sus ""padres""

El diputado del PSC Juan Manuel Jaime se hizo ayer con un ejemplar del proyecto de nuevo Estatut que firmaron el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, el presidente de CiU, Artur Mas, y el presidente de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira. Después lo suscribió también el presidente de ICV, Joan Saura.

Las nuevas tecnologías, al servicio del Estatut

La propuesta de nuevo Estatut ya está disponible en internet en una versión compatible para móviles y agendas electrónicas, en formato eReader. El texto puede ser bajado en el sitio web www.canalpda.com y se puede consultar con los programas gratuitos para móviles Palm OS, Windows Mobile y Symbian, así como para ordenadores con sistemas operativos Windows y OSX.

Prisas en marcharse tras la obligada foto oficial

Tras la foto oficial, que se hizo frente al despacho de Ernest Benach inmediatamente después del pleno, el primero en irse de ese punto del Parlament fueron el líder del PPC, Josep Piqué, que también había sido el primero en llegar.

El Blog

Calendario

     Octubre 2005    
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog