Así se Logró Aprobar el Texto según LA VANGUARDIA

Por Sin Pancarta - 17 de Octubre, 2005, 17:48, Categoría: Información en la Prensa

La culminación del ‘Estatut’ (léase despropósito) es narrada de la siguiente forma:

LA VANGUARDIA

Sábado, 1 de Octubre de 2005

POR UN CÁLCULO, POR UNA COMA

Susana Quadrado y Francesc Bracero

El acuerdo del Estatut estuvo en un tris de frustrarse por sendas diferencias en financiación y educación

 

Barcelona - Artur Mas estuvo a punto de romper la negociación que CiU mantenía con el tripartito sobre la financiación un par de horas antes de que se formalizara el acuerdo. Ocurrió el jueves por la tarde en el Parlament, donde se desarrolló la última escena del larguísimo relato de intriga que acabó, como ya es conocido, con el pacto sobre el nuevo Estatut.

En la madrugada del miércoles al jueves, Francesc Homs se reunió con Ernest Maragall en casa de éste para analizar juntos la última propuesta de financiación, que el PSC conoció al día siguiente. Mas y su equipo estuvieron toda la mañana del jueves esperando una respuesta. Fue la peor. Los socialistas, que a mediodía reunieron a su ejecutiva, habían decidido que no aceptaban el modelo porque discrepaban fundamentalmente en dos aspectos: la cuota de retorno,en la que CiU insistía, y la llamada cuota de inicio,que debía servir para que la Generalitat se resarciera del mal funcionamiento de los sistemas de financiación vigentes.

Tras recibir aquel jarro de agua fría, una delegación del tripartito y otra de CiU se reunieron en los despachos del grupo nacionalista en el Parlament. Mientras tanto, llegaban noticias de Madrid de que el PSOE no quería el Estatut. Aquella reunión, rodeada por una gran expectativa, dio como resultado que, al salir, las dos partes estaban de acuerdo en que estaban en desacuerdo.

Tras aquel encuentro hubo otro tiempo de impasse en el que ambas partes se dedicaron a valorar en qué podían ceder y hasta dónde estaban dispuestos a aguantar para llegar al pacto. En los despachos de CiU, el equipo técnico de Artur Mas elaboró una propuesta para calcular la controvertida cuota de inicio.Mas estaba seguro de que sería asumible para los socialitas y que, en los despachos del PSC, no iban a rechazarla. Enviaron el papel y esperaron la respuesta. Llegó por teléfono. Al tripartito tampoco le gustaba.

Y en ese momento se produjo la crisis. Mas estuvo en un tris de arrojar la toalla, hasta el punto de que la dirección se llegó a plantear convocar una rueda de prensa para anunciar el no de CiU. Pero fue Artur Mas quien pidió calma. "Esperemos. Todavía se puede arreglar", les dijo. Y así fue. Tras aquella crisis, todo empezó a funcionar en el sentido contrario. Los nuevos mensajes cruzados a ambos lados del Parlament apuntaban al consenso que se fraguó pasadas las diez de la noche, cuando Mas acudió al despacho del president Maragall. El acuerdo no se cerró con el pacto sobre la financiación, sino que quedó en el aire a falta de resolver un nuevo frente - en el que Unió se hizo fuerte- sobre la laicidad de la escuela pública. Las posturas de principios sostenidas por Unió Democràtica, por una parte, y por ICV-EUiA, por otra, amenazaban con romper la mayoría que buscaban formar el tripartito y CiU para dar vía libre al Estatut. Era el segundo apartado del artículo 21, sobre los derechos y deberes en el ámbito de la educación. El texto reza: "Las madres y los padres tienen garantizado, de acuerdo con los principios establecidos por el artículo 37.4, el derecho que los asiste para que sus hijos e hijas reciban la formación religiosa y moral que vaya de acuerdo con sus convicciones en las escuelas de titularidad pública, en las que la enseñanza es laica". Esa última coma fue la clave.

La solución se impuso en una postrera reunión entre Maragall, Mas, Carod y Saura, pero se hizo de rogar. Saura no cedía. Carod recordó que en el Estatut de Baleares fue una coma la que resolvió un conflicto que también parecía irresoluble. La propuesta de Carod fue bien acogida por el tripartito. No tanto por Mas, quien les recordó que ese malabarismo sintáctico era algo así como hacer trampas. El líder de CiU entendió que era la mejor de las soluciones y que, sin ella, el Estatut no salía. Mas hizo como que no veía la coma que el tripartito metía con calzador y dio por bueno el texto. La modificación entró en el registro del Parlament con la coma escrita con bolígrafo sobre el texto ya mecanografiado.

LA VANGUARDIA

Sábado, 1 de Octubre de 2005

EL PARLAMENT REMITE EL PROYECTO AL CONGRESO EL MIÉRCOLES E INICIA UN PROCESO QUE ACABARÁ EN JUNIO

José María Brunet y Josep Gisbert

Los tres diputados catalanes que defenderán la iniciativa serán nombrados el próximo jueves

 

MADRID / BARCELONA - El debate sobre el proyecto de Estatut se prolongará al menos hasta junio del 2006, según prevén todos los grupos. El texto tiene que pasar el doble filtro del Congreso y del Senado. La parte fundamental de la negociación discurrirá en la Comisión Constitucional del Congreso, que preside Alfonso Guerra. El miércoles, el presidente del Parlament, Ernest Benach, hará entrega del proyecto al presidente del Congreso de los Diputados, Manuel Marín.

El proceso que debe seguir el texto pone de manifiesto su naturaleza pactada entre el Parlament y las Cortes españolas. Lo demuestra, por ejemplo, el hecho de que, una vez admitido a trámite el proyecto, se abrirá un periodo de presentación de enmiendas cuya discusión corresponderá a una ponencia mixta, formada por una delegación del Parlament y otra de la Comisión Constitucional de la Cámara Baja.

Esta ponencia será el órgano parlamentario al que corresponderá el trabajo técnico y político más duro. Antes de eso, el primer momento solemne en la larga tramitación del proyecto será su presentación en el Congreso. Esta sesión parlamentaria podría tener lugar a comienzos de noviembre. La presentación correrá a cargo de una delegación del Parlament, que estará integrada por tres miembros. El próximo jueves se nombrarán esos diputados. Aunque todavía no hay ninguna conclusión, lo más probable es que sean los presidentes de los tres primeros grupos: Artur Mas (CiU), Manuela de Madre (PSC) y Josep LLuís Caord-Rovira (ERC). Parece descartada la fórmula de que sea Maragall quien defienda el proyecto.

El texto pasará con toda probabilidad este examen, que sólo supone la admisión a trámite. En teoría, este debate tendrá lugar en dos meses. La Mesa del Congreso establecerá un plazo de presentación de enmiendas que podrá ser ampliado. Ala hora de la verdad, esta fase se prolongará al doble o el triple, según todos los grupos parlamentarios.

Los textos serán analizados y votados separadamente por las delegaciones del Parlament y de las Cortes. Han de contar, pues, con el beneplácito de ambas partes. Es importante señalar que no se exige unanimidad en las votaciones, ya que basta la mayoría simple, que se obtiene mediante el procedimiento de voto ponderado.

Si al final no hay acuerdo entre las delegaciones parlamentarias, la Comisión Constitucional puede aprobar un texto por su cuenta y mandarlo al Congreso. El Parlament puede aceptar este dictamen o retirar el proyecto. Si éste llega al pleno y es aprobado, pasa al Senado. En la Cámara Alta se repite el proceso y, si se introducen enmiendas, el Congreso tiene que volver a pronunciarse. La votación definitiva en el Congreso implicará que el Estatut queda aprobado si lo apoya la mayoría absoluta de la Cámara.

LA VANGUARDIA

Sábado, 1 de Octubre de 2005

NO HAY BILLETES

Alrededor de 400 personas de la sociedad civil asistieron a la votación del nuevo texto catalán

 

BARCELONA - Las tribunas del Parlament vivieron ayer un lleno más propio de los grandes acontecimientos deportivos. Se hubiera podido colgar el cartel de no hay billetes. Pero no eran el Barça ni el Espanyol quienes luchaban por un título, sino que Catalunya estaba a punto de vivir un día histórico con la votación de su Estatut. Alrededor de 400 personas de diferentes ámbitos de la sociedad civil quisieron ver in situ - y algunos salir en la foto- ese momento. Y es que tras muchos meses de dimes y diretes, de discusiones por la financiación, por una coma más o menos, o por el concepto de nación; y es que tras dos días de maratonianas sesiones en el Parlament, de esfuerzos por conseguir un acuerdo, llegó el momento de oficializar el proyecto de reforma.

Entre los asistentes destacaban algunos de los nombres clave del catalanismo político de las últimas décadas, como el ex president de la Generalitat Jordi Pujol, los ex presidentes del Parlament Heribert Barrera y Joan Rigol. Otros de los asistentes fueron el alcalde de Barcelona, Joan Clos; los ex consellers convergentes Macià Alavedra y Xavier Trias; el presidente de la Diputación de Barcelona, Celestino Corbacho; la vicepresidenta del Congreso, Carme Chacón; el senador Carles Gasòliba, el diputado en el Congreso Joan Puigcercós, la esposa del president Maragall, Diana Garrigosa, o el presidente del Futbol Club Barcelona, Joan Laporta.

Tras el sí del hemiciclo al Estatut - con la excepción del voto de los diputados del PP- llegaron los abrazos, las felicitaciones y las fotos de rigor en los pasillos del Parlament.

Y en este ambiente de celebración - era momento de olvidar aunque sólo fuera por unos instantes meses de arduas negociaciones- no podían faltar el cava y los canapés.

Entre los más felices se encontraba Jordi Pujol, quien no dudó en felicitar frente a una nube de cámaras y ansiosos periodistas a Mas y Maragall por haber sacado adelante el nuevo texto catalán. "Es un día bonito, de alegría. Y... ¿por qué? Pues porque hubiera podido pasar una cosa fatal: que se hubiera aceptado un mal Estatut. Pero finalmente ha salido un buen Estatut", dijo un exultante Jordi Pujol, curtido en mil batallas, a quien el entusiasmo del momento no le hacía perder de vista el futuro político que se avecina: "Ahora hemos de empezar a pensar en lo de Madrid. Catalunya hoy está en muchos aspectos en una encrucijada".

El Blog

Calendario

     Octubre 2005    
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog