Engaño Masivo en EL PERIODICO

Por Narrador - 17 de Octubre, 2005, 16:48, Categoría: Información en la Prensa

La cobertura informativa que ha hecho EL PERIODICO sobre el ‘Estatut’ es una de las mayores desvergüenzas que recuerdo en muchos años. Ni en el caso de DEIA que prácticamente pertenece al PNV, ni en EL PAIS de Cebrián y Polanco se han visto situaciones similares. No hay información, no existe la opinión. Es publicidad pura, es una operación de lavado de cerebro al más puro estilo de Orwell y “1984”. Quienes se oponen al deseo de la oligarquía dominante son insultados, menospreciados y puestos en la ‘diana’. Juzguen y lean por si mismos.

EL PERIODICO 

Sábado, 1 de Octubre de 2005

EL PARLAMENT ENVÍA A MADRID UN ESTATUT AVALADO POR 120 DIPUTADOS

Carles pastor

• Mas ofrece al PSC el apoyo de CiU en la negociación que debe abrir ahora con el PSOE

 

Pasaba un minuto de las 11 de la mañana de ayer cuando terminó en el Parlament la votación nominal de la proposición de ley orgánica de nuevo Estatut. Como se esperaba, 120 diputados votaron a favor y 15 (todos los del PPC) en contra. Ahora la responsabilidad la asumen principalmente los socialistas catalanes, como reconoció con palabras amables Artur Mas, quien ofreció el apoyo de CiU para superar el mal trago que va a pasar el PSC con sus correligionarios españoles.

El acuerdo alcanzado la noche anterior entre el tripartito y CiU sobre el modelo de financiación que iba a incorporarse al proyecto desatascó todos los problemas que hasta ese momento estaban sobre la mesa.

El próximo miércoles, el presidente del Parlament, Ernest Benach (ERC), viajará a Madrid para entregar personalmente el texto de la proposición de ley al presidente del Congreso, Manuel Marín (PSOE), para que se inicie su largo y difícil periplo parlamentario.

Ayer por la mañana --el Día E del Estatut-- todo eran risas, besos, abrazos y aplausos en la sede del Parlament, en el parque de la Ciutadella. Los diputados celebraron con cava el acontecimiento, y al mediodía cada grupo parlamentario organizó almuerzos de celebración en restaurantes. Los líderes se cruzaron alabanzas y se lanzaron florecitas dialécticas. A punto estuvo Mas de jurarle amor eterno a su eterno rival, Pasqual Maragall.

Juerga en CiU

Los más expansivos eran los diputados de CiU, deseosos de manifestar en público que su sí al Estatut no había sido forzado por las circunstancias sino que respondía a que el proyecto recogía buena parte de sus planteamientos.

Tanta era la alegría convergente que hasta colgaron por primera vez de su página web la fotografía de Pasqual Maragall de cuando posó con Mas, la noche del jueves, para anunciar con un gesto del dedo pulgar que se había cerrado el pacto. Y Jordi Pujol, que había seguido con escepticismo el proceso estatutario, felicitó a Maragall y a Mas por haber pactado "un buen Estatut". Para el expresident ayer era un día "de júbilo y de alegría".

La satisfacción estratégica de CiU la verbalizó Mas en su intervención ante el pleno. El texto aprobado era importante sobre todo porque fijaba un horizonte reivindicativo para una nueva generación de nacionalistas. Dicho de otra forma: si el Congreso recorta el Estatut, lo que quede fuera será el programa político de CiU en los próximos años.

Y es que los líderes de los partidos que habían votado a favor expusieron ante el pleno cómo el texto aprobado se adecuaba, como si de un chicle se tratara, a sus respectivas estrategias: la construcción de una España federal, Pasqual Maragall y Joan Saura; el incremento de la soberanía de Catalunya hasta la frontera de la secesión, Mas; y una estación de paso hacia la independencia y una última oportunidad para que España acepte el federalismo plurinacional, Josep Lluís Carod-Rovira.

Josep Piqué, líder del único grupo que había votado no, defendió su autonomismo respetuoso con el Estatut de 1979 y proclamó su ambición de conservar y mejorar las relaciones entre Catalunya y España, que los demás --denunció-- se esfuerzan continuamente en deteriorar.

Optimistas y pesimistas

Las intervenciones sirvieron también para medir el grado de optimismo de cada uno por lo que puede ocurrir durante la tramitación del proyecto en las Cortes Generales.

Maragall, el más optimista de todos, se mostró convencido de que la propuesta catalana se aceptará, porque la paz en Euskadi y el Estatuto catalán son las "pruebas de fuego" de la España de hoy. Una España a la que que quiere convencer y cambiar. Un optimismo quizá excesivo, porque su regeneracionismo va mal acompañado de un recorte de la solidaridad interterritorial con las comunidades autónomas más pobres.

Muy prudente se mostró Mas, quien optó por reclamar de España que no sólo escuche, sino que respete la voluntad de Catalunya, expresada de forma democrática y pacífica. El líder nacionalista prefiere no pensar que el nuevo Estatut vaya a acabar mal, porque las consecuencias serían tan graves --dijo-- que ni se las quería imaginar.

Carod-Rovira no fue un derroche de optimismo. También el Estatut de Núria --recordó-- sufrió un recorte "colosal" a su paso por las Cortes de la República cuando, como ahora, mandaban en España "partidos amigos". Si ahora Madrid no acepta la mano tendida --un pacto para los años más inmediatos, precisó el líder independentista-- no sólo se deshará una ilusión colectiva y perderá toda credibilidad el proyecto de España plural de José Luis Rodríguez Zapatero. Lo más importante es que destruirá toda posibilidad de seguir pensando en que existe una España distinta de la centralista.

Desde fuera del campo

Desde fuera del campo del consenso, Piqué fustigó a todos los demás e hizo gala de un escepticismo extremo. El Estatut no pasará el filtro de las Cortes. Y eso, denunció, lo saben quienes han aprobado el proyecto estatutario, porque hay muchos elementos de inconstitucionalidad y porque una cosa es reformar el actual Estatut para adecuarlo a las nuevas necesidades del siglo XXI, y otra, pretender redistribuir el poder político debilitando el Estado.

EL PERIODICO 

Sábado, 1 de Octubre de 2005

ZAPATERO AVALARÁ EL ESTATUT EN EL CONGRESO PARA RETOCARLO A FONDO

Enric Hernàndez y Salomé García

• La financiación, el blindaje y el valor jurídico de 'nación', principales problemas • El Gobierno "respeta" el proyecto, pero quiere aplazar la votación hasta febrero

 

MADRID - No podemos rechazar un Estatuto apoyado por el 90% del Parlament." Con este sólido argumento, José Luis Rodríguez Zapatero defendió ayer ante su Gobierno la necesidad de apoyar una reforma estatutaria que juzga inconstitucional en muchos puntos, improcedente en otros y, en palabras de un ministro, "incluso un poquito rupturista". El presidente respaldará el Estatut, por tanto, pero para "retocarlo" en el Congreso y garantizar así su "rigor constitucional", según la vicepresidenta, Teresa Fernández de la Vega.

El orden del día del Consejo de Ministros no incluía el Estatut, pero el histórico acuerdo del Parlament andaba en boca de todos los miembros del Ejecutivo reunidos en la Moncloa. Por eso Zapatero les expuso cómo se las ingeniará para cumplir su promesa de avalar la reforma que saliera del Parlament tras concluir que se ajusta a una de sus condiciones, el amplio consenso, pero no a la otra, la constitucionalidad.

DISTINTO DEL 'PLAN IBARRETXE'

Desde la convicción de que, a diferencia del plan Ibarretxe, el texto catalán tiene "vocación de constitucionalidad", aunque fallida en algunos artículos, Zapatero ni siquiera planteó la hipótesis de que el Congreso rechace de entrada la propuesta del Parlament, como hizo con la de la Cámara vasca. Como anunció De la Vega tras la reunión del Consejo de Ministros, el presidente "respaldará" el Estatut en la Cámara baja, "lo que no significa que el texto no pueda retocarse si hay algún aspecto con problemas de constitucionalidad".

Sin gran entusiasmo --definió la aprobación del Estatut como un "dato importante" pero no una "buena noticia"--, la vicepresidenta expresó el "respeto" del Ejecutivo a la legitimidad del Parlament para proponer una reforma de la Carta catalana. Pero también precisó que el Estatut sólo ha superado su "primera fase", y que aún le quedan dos más: la tramitación en las Cortes y la ratificación en referendo en Catalunya.

"Vamos a respetar, negociar y escuchar, pero sin perder nunca de vista que la reforma del Estatuto catalán no será nunca la reforma de la Constitución, sino que se realiza en el marco de ésta", enfatizó De la Vega, quien garantizó que el texto que salga de las Cortes se ajustará a la Carta Magna "de la A a la Z".

EL VETO AL CONCIERTO

La portavoz eludió pronunciarse sobre qué puntos del Estatut deberá retocar el Congreso, o si el modelo de financiación que incorpora se asemeja o no al concierto vasco. Y es que, según fuentes próximas a la vicepresidenta, si el proyecto hubiera incorporado el cupo encubierto que reclamaba CiU, la Cámara baja hubiera tenido que vetarlo de entrada, como hizo con el plan Ibarretxe.

La prudencia de De la Vega obedece a la sospecha del Gobierno de que, en el plano jurídico, el sistema de financiación pergeñado por el conseller Antoni Castells puede tener cabida en la Constitución. Aun así, será modificado "por el interés general", aclara el Ejecutivo, pues si se extendiera a otras comunidades llevaría al Estado a la quiebra.

Molesto con el PSC por las cesiones que ha hecho a CiU para sumarla al consenso, el Gobierno prevé desarticular, entre otros puntos, el blindaje competencial y la definición de Catalunya como "nación". No para suprimirla, sino para desplazarla del articulado al preámbulo para que carezca de valor jurídico y no choque con la Carta Magna, que describe a España como "nación".

Para enfriar el debate y desvincularlo de la negociación presupuestaria, el Ejecutivo quiere aplazar hasta febrero del 2006 la votación en la que el pleno del Congreso aceptará tramitar el Estatut. De paso, ganará tiempo para lograr la cuadratura del círculo: enmendar el texto sin el apoyo de sus socios de ERC e IU-ICV, del resto de nacionalistas, ni del PP.

LAS ALTERNATIVAS DE ACEBES

Que los populares no están por ayudar a Zapatero no es nada nuevo. Pero Ángel Acebes lo confirmó ayer al plantearle dos alternativas: o tramita el Estatut como una reforma de la Constitución --que sí requiere el apoyo del PP-- o convoca elecciones.

El Blog

Calendario

     Octubre 2005    
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog